De la calle a los pisos, la nueva prostitución

El trabajo más antiguo del mundo sigue existiendo y existirá siempre aunque la forma de ejercerlo varía según las circunstancias. En una de las ciudades más bellas de la Costa Blanca, en Alicante la Cruz Roja registra un descenso de más del 50% en el número de mujeres que asiste en la vía pública sus servicios y estos han pasado a prestarlos en pisos que ejercen como prostíbulos. Hay muchos potenciales clientes que se conforman con ver videos porno como los de www.videosporno.name pero aún muchos clientes lo que demandan es tener sexo con mujeres de carne y hueso, pagar por follar vamos. De todas maneras internet cada vez tiene mas importancia en este sentido. No es extrañar el crecimiento de webs para escorts.

Cuando las mujeres ejercían la prostitución en la calle aparecían en las zonas frecuentadas por clientes y putas preservativos, toallitas, sábanas de látex y alimentos, ahora todo esa ha ido desapareciendo porque el negocio ha mudado, la calle se está dejando atrás para mudarse a los pisos, “El acceso al sexo sin necesidad de vínculo está siendo cada vez más fácil. El hecho de que puedas contactar con una mujer por Internet, que te envíe una foto, saber que te gusta e ir a una cama bajo techo, es lo que están prefiriendo los consumidores. Les resulta más llamativo que tener una relación dentro del coche aparcado en la calle” nos cuentan asociaciones que intentar sacar a mujeres del negocio de la prostitución aunque no resulta nada fácil convencerlas y darlas una salida. Muchas de estes mujeres se anuncian en internet y en la sección de contactos y relax de los periodicos como si fueran maduras milf insatisfechas.

La prostitución en pisos es lo mismo que en la calle, una gran mayoría de las mujeres que la ejercen es por necesidad y los pisos que usan para esas citas pertenecen o los llevan “los llevan proxenetas, entre los que se encuentran personas que han estado metidas en la prostitución, que ahora se han dado cuenta de que les sale más rentable alquilar un apartamento para prostituir a varias mujeres”.

Pero la prostitución en pisos no es solo femenina, los hombres también la ejercen y como nos explican en Cruz Roja a través de una App de citas (que incluso se anuncia en conocidas webs como pornhub) con personas se les busca informar sobre las infecciones de transmisión sexual, la entidad ha logrado adentrarse en uno de los pisos en el que también hay mujeres. “Les comentamos el servicio de la organización a través del chat y nos invitaron a que fuéramos a darles preservativos” nos comentan desde Cruz Roja. El ambiente en los pisos o en su mayoría no es mejor que en la calle, lo peor es la poca higiene y sobretodo la drogadicción lo que influye a la hora de la transmisión de todo tipo de enfermedades, al estar recluidas en estos pisos hace que las asociaciones tengan mas complicado acceder a ellas y poder prestarlas ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *